Foto de @porrografx
Entre Ríos: aprobaron la primera asociación civil cannábica
El martes pasado la Dirección de Inspección de Personas Jurídicas de Entre Ríos aprobó el estatuto y acta constitutiva de Efecto Séquito A.C, una asociación civil cannábica sin fines de lucro que fue creada por integrantes de la Agrupación Paranaense de Agricultores Cannabicxs (APAC).

El mismo día que se publicaron las condiciones para que las ONG puedan cultivar bajo la órbita del Reprocann, se aprobó en Entre Ríos una asociación civil cannábica, bajo resolución N° 073 de la DIPJ. En su objeto social contemplan el abastecimiento de cannabis y derivados para sus asociadxs, siempre y cuando “el marco legal lo permita”, y lo hace. 

Efecto Séquito A.C, como decidieron llamarla, es el fruto de 5 años de trayectoria y trabajo colectivo de las diferentes personas que fueron parte de APAC. También es un logro colectivo de la comunidad cannábica entrerriana, que evidencia la legitimidad que se construyó en los últimos años alrededor de la planta de cannabis.

En la provincia vecina de Santa Fe la primera asociación civil con personería jurídica se oficializó en 2012 y fue la Asociación Rosarina de Estudios Culturales (AREC). 10 años después, nace Efecto Séquito, la primera asociación civil cannábica de la provincia de Entre Ríos y se suma a las decenas que existen en el país.

En diálogo con Gustavo Gabbi, tesorero e integrante de la Comisión Directiva, pudimos conocer la noticia en profundidad. “Que nos esté pasando esto actualmente, tiene que ver con el avance que viene habiendo en materia de cannabis a nivel social, político, económico y cultural. En definitiva, nosotres luchamos por que esto suceda y esperamos que ocurra con muchas más asociaciones”, contó a MATE.

En el marco prohibicionista y criminalizador en el que aún se encuentra nuestro país, obtener una personería jurídica significa un respaldo legal importante para los colectivos que eligen trabajar de forma comunitaria con el cannabis. Más aún, teniendo en cuenta las nuevas posibilidades del Reprocann que se publicaron en el boletín oficial la semana pasada, donde se establecen las condiciones para que las ONG puedan cultivar legalmente y abastecer a usuaries de cannabis con fines terapéuticos.

Sobre este tema, el tesorero aseguró que “a partir de ahora comenzamos a pensarnos de una manera más institucional o desde un rol mucho más asentado, pudiendo mantener un sistema de socies, producir cannabis y abastecerles legalmente”. Las asociaciones civiles sin fines de lucro son un tipo de persona jurídica que en el marco legal vigente pueden abastecer a sus asociadxs con cannabis y sus derivados (aceites, cremas, cogollos, etc), según lo que indique la persona profesional de la salud que acompañe la terapia.

Nuestro estatuto nos permite que usuaries medicinales de cannabis, puedan inscribirse en el Reprocann y elegir que nuestra asociación les abastezca. Más allá de eso, se trata de conectar a profesionales de la salud que están queriendo trabajar con cannabis pero no encuentran donde hacerlo, con pacientes que estén en la búsqueda de un médico que les atienda” detalló Gabbi.

“Nuestro estatuto nos permite que les usuaries medicinales de cannabis puedan inscribirse en el Reprocann y elegir que nuestra asociación les abastezca. Más allá de eso, se trata de conectar a profesionales de la salud con pacientes”.

Gustavo nos explicó que el estatuto de Efecto Séquito permite abastecer a personas usuarias de cannabis medicinal inscriptas en Reprocann y elijan a la asociación como proveedora de cannabis y sus derivados.

A través del asociativismo y con esta figura buscan “fomentar el reconocimiento social de la planta de cannabis como elemento transformador y constituyente de una cultura multitudinaria, diversa e históricamente estigmatizada y criminalizada”, según dice el estatuto aprobado.



La persona jurídica da un marco institucional para generar convenios con otras entidades públicas y privadas. “Esta nueva etapa nos encuentra mucho más plantadxs para vincularnos con universidades, centros de investigación como el Conicet o el INTA, instituciones sanitarias, educativas y un universo amplísimo, porque así también es el universo del cannabis” detalló el activista y tesorero de Efecto Séquito A.C.

Objeto social

“Al ser una sustancia ilegal desde hace tanto tiempo, no hay una producción o una industria, entonces somos les que venimos dedicándonos a esto quienes estamos oficiando como primeros productores. Está bien que así sea, porque hay un montón de gente que desde hace un montón de tiempo sostiene la terapia de otras personas desde la clandestinidad”, cuenta el integrante de Efecto Séquito.

La aprobación de Efecto Séquito es una victoria del movimiento cannábico entrerriano. “El estado está reconociendo que las asociaciones civiles o los grupos que desde hace años venimos trabajando y militando la planta podemos aportar un montón y podemos cumplir un rol clave en el camino hacia la regulación de la planta”, continuó el flamante tesorero.

Trayectoria de activismo

“Otra cuestión importante para valorar es el camino que venimos recorriendo quienes conformamos la Comisión Directiva y venimos trabajando y dedicándonos al cultivo de cannabis, que es lo que nos encanta hacer. Ver en perspectiva todo el trabajo, tiempo y dedicación que llevó cumplir este objetivo de consolidarnos como asociación, nos permite ver para atrás y a la vez proyectar un camino hacia nuevos horizontes de futuro”, relata Gustavo Gabbi.

La trayectoria de APAC, agrupación que dio origen a Efecto Séquito A.C, está marcada por el activismo y la incidencia política en pos de la despenalización y regulación del cannabis para todos sus usos. La organización también trabaja en la democratización de información a través de cursos, talleres y jornadas sobre el cannabis para la salud. 

Desde su nacimiento, APAC realizó reclamos en la calle para visibilizar las detenciones y allanamientos injustos que padecieron muchxs cultivadorxs de la ciudad. Además, la ONG ha impulsado espacios de organización desde donde se convocaron asambleas para planificar las marchas mundiales y nacionales.

Desde 2020 la organización participa en el proceso de la Ley 10.894 de Acceso al Cannabis Medicinal Provincial, que fue aprobada en mayo de 2021 por ambas cámaras legislativas. Junto al Frente de Organizaciones Cannábicas de Entre Ríos, motorizaron una campaña para que desde el poder ejecutivo se reglamente la ley aprobada.

El integrante de Efecto Séquito reflexionó: “es muy significativo que el mismo estado provincial que nos convocó a redactar la Ley 10.894 de acceso al cannabis medicinal en Entre Ríos, ahora nos reconoce como asociación civil cannábica».

¿Qué debería hacerse con las drogas?

Con tu apoyo hacemos periodismo que cuestiona la salud moral del prohibicionismo.

Periodismo sobre sustancias psicoactivas con enfoque de derechos humanos. Dosis de información que expanden la conciencia.

MATE es producción de Mateína Comunicación. Derechos compartidos. 2022.

Con tu apoyo hacemos periodismo que cuestiona la salud moral del prohibicionismo.

Periodismo sobre sustancias psicoactivas con enfoque de derechos humanos. Dosis de información que expanden la conciencia.

MATE es producción de Mateína Comunicación. Derechos compartidos. 2021.

Compartir por Email