fbpx
Ilustración de Eduardo Medina
Proyecto Soma: Las drogas como son
Iniciaron como una plataforma en Instagram donde seleccionaban, sintetizaban y recomendaban los artículos más relevantes sobre drogas. Unos meses después lanzaron su página web, con entrevistas, crónicas, ensayos, y traducciones de artículos de largo aliento. En 2022 la plataforma peruana dio un salto a la intervención en espacios de ocio nocturno, brindando información para cuidarse y autorregular el consumo de sustancias. Hablamos con el equipo de Soma para conocer su historia.

“Soma surgió como una plataforma de periodismo y curaduría de información sobre drogas, pero hoy decimos que es un proyecto que busca acercar a la ciudadanía los debates y acciones más urgentes, novedosas y actuales sobre el mundo de las drogas” nos adelanta el equipo detrás de Soma.

Como describen en su web, Soma es un proyecto que acerca a la ciudadanía los debates y acciones más urgentes, novedosos y actuales sobre el complejo mundo de las drogas.

Lo que lxs moviliza es la idea de acercar la mejor información sobre las drogas, porque “es una manera de contribuir a forjar opinión en base a la evidencia y tomar decisiones”, nos cuentan.

Su trabajo consiste, por un lado, en levantar y compartir información actualizada sobre las drogas y, por otro, asistir a las fiestas para seguir brindando información de calidad a las personas que usan drogas. 

Soma se fundó en noviembre de 2018 por Esteban Acuña y Raúl Lescano, luego de un largo periodo de discusión donde confluyeron intereses, inquietudes y desafíos en común. Iniciaron como una plataforma en Instagram donde seleccionaban y recomendaban “en cien palabras artículos en inglés y español que consideramos relevantes acercar a la gente para elevar el debate sobre las drogas en Latinoamérica”. 

El equipo de la plataforma que nace desde Perú cuenta que “Soma se define como un medio regional, porque las problemáticas en torno a las drogas con los países latinoamericanos son similares: pobreza, violencia, ausencia del Estado, conservadurismo, corrupción, salud y educación de baja calidad, etc. Si algo hemos aprendido desde que empezamos con esta tarea, es que la problemática de las drogas es transversal a otros grandes problemas que vivimos como sociedad. Las drogas son, en ese sentido, una excusa para hablar también de nuestros derechos como personas».

Unos meses después lanzaron su página web, con entrevistas, crónicas, ensayos, y traducciones de artículos de largo aliento que les resultan importantes para la población latinoamericana, que por el idioma muchas veces quedan sin ser descubiertos.

En Soma trabajan 3 líneas de acción: “Selección y recomendación de información en redes sociales; edición y publicación de artículos de largo aliento sobre drogas en la página web; y nuestra última faceta: acercar información sobre drogas en fiestas y espacios de ocio nocturno”. Para ello, se sumaron dos nuevxs integrantes al equipo: la activista Francesca Brivio, como coordinadora interna y de acciones de reducción de daños, y el abogado Humberto Rotondo, como recaudador de fondos y tesorería.

Del escritorio a las fiestas

Desde el año pasado Soma decidió dar un paso más al trabajo que venía realizando. “Hacemos intervenciones de reducción de riesgos y daños en espacios de ocio nocturno, principalmente; donde brindamos gratuitamente afiches, cartillas informativas, preservativos y agua, para que las personas aprendan a cuidarse y autorregular el consumo de sustancias y, así, evitar malas experiencias, enfermedades o emergencias. También ofrecemos charlas y conversatorios sobre drogas y derechos humanos en espacios educativos”.

Con la vuelta a la vida nocturna después de dos años de pandemia, desde Soma entienden que hay “una realidad innegable: las personas usuarias de drogas en espacios de ocio y la comunidad que las rodea necesitan un servicio de análisis de sustancias para encontrar un equilibrio entre la salud y el placer que les permita desarrollarse y hasta en algunos casos, sobrevivir. Décadas de educación sobre drogas basada en abstinencia y desinformación han llevado a consumos más peligrosos, afectando a ciertas poblaciones clave de forma desproporcionada».

A raíz de este problema, Soma comenzó con sus primeros ensayos de análisis de sustancias “por invitación y a puerta cerrada”. Siendo un medio de comunicación independiente y autogestionado, pasaron del trabajo de escritorio y editorial al trabajo de reducción de daños.

Para iniciar esta tarea hicieron cooperación con otras organizaciones y tomaron capacitaciones. “Hemos aprendido nuestras prácticas de reducción de daños de la mano de Échele Cabeza, de quienes recibimos entrenamiento. Igualmente, hicimos capacitaciones técnicas de Reaja, prestigiosa empresa brasileña comercializadora de químicos para análisis colorimétricos, nuestro proveedor oficial”, nos dice el equipo de Soma. 

Reducción de daños en Latinoamérica

El equipo de la plataforma que acerca información sobre drogas finamente seleccionada, reflexiona sobre las particularidades de la reducción de daños en Latinoamérica.

Contenido relacionado: Reducción de daños en las venas abiertas de América Latina

“Quizá si cada organización mira lo que sucede en su propio país, verá que no hay interés o muy poco en estos temas. Pero la mirada regional es un empujón de energía muy importante para los proyectos que nos dedicamos a esto. Quizá unx no encuentre mucho eco en su país, pero sí en colegas de Argentina, Chile, Colombia, México, Ecuador, por ejemplo. Sin duda, el proyecto colombiano Échele Cabeza se ha transformado en un faro y en un ejemplo de las posibilidades para toda la región. Latinoamérica carga con particularidades muy fuertes como el reto del narcotráfico y la instauración de unos sentidos comunes muy dañinos producto del discurso prohibicionista promovido por Estados Unidos en la región durante décadas: la mano dura, el castigo, el autoritarismo, las erradicaciones, las condenas, etc. Eso, sumado a una clase política corrupta y poco reflexiva, es brutal. Cambiar esas lógicas es uno de los grandes retos. Esa complejidad rica, retadora y llena de injusticias, pero también de esfuerzos, se encuentra en la mirada regional. Claro, las leyes se cambian de país en país, pero la fuerza, el entendimiento, el diálogo, el reconocimiento y el empuje es, sin duda, regional”.

«Latinoamérica carga con particularidades muy fuertes como el reto del narcotráfico y la instauración de unos sentidos comunes muy dañinos producto del discurso prohibicionista promovido por Estados Unidos en la región durante décadas: la mano dura, el castigo, el autoritarismo, las erradicaciones, las condenas, etc. Eso, sumado a una clase política corrupta y poco reflexiva, es brutal».

Desde Soma entienden que la región latinoamericana presenta varios problemas, pero puntualizan en dos: la persecución policial a usuarixs y la falta de atención a personas con consumos problemáticos. El origen es el mismo: la desinformación, y eso posiblemente se pueda aplicar al contexto de otros países de la región. 

El equipo de Soma recorre la cuestión policial así: “En Perú, por ejemplo, más del 55% de los detenidos por delitos de drogas son usuarixs, una situación que también se repite, por ejemplo, en Argentina. En el caso peruano, muchxs usuarixs desconocen que consumir y portar la dosis permitida legalmente de una droga no es un delito y que eso está tipificado en el código penal peruano: en el caso de la marihuana, por ejemplo, son 8 gramos. Se originó hace unos años toda una campaña para empoderar a personas que usan drogas, especialmente de cannabis, con información sobre derechos de usuarixs para hacer frente a las malas prácticas policiales, como la siembra de drogas, la coacción y la intimidación. Gracias a ello y al crecimiento de la comunidad cannábica, ya muchos usuarixs saben que incluso portando más de lo legal, no es suficiente para una acusación de tráfico: tienen que existir indicios. Hubo casos de usuarios que fueron detenidos por un plazo de hasta quince días por ser sorprendidos fumando en la calle, bajo la ‘sospecha’ de que podían estar traficando. Eso es un abuso”.

En cuanto a la atención de las personas que enfrentan problemáticas de consumo, en Soma analizan que “Los medios de comunicación tradicionales en el Perú son uno de los principales promotores del prohibicionismo y han desinformado durante décadas reforzando los estereotipos de las personas que usan drogas, presentándolas como delincuentes, fracasadas o como personas sin vuelta atrás. Esto, naturalmente, ha traído dos consecuencias bien concretas: primero, la afirmación, más allá de cualquier evidencia, de que cualquier consumo de drogas lleva a una adicción y, segundo, que la única forma de atender la adicción es desde la abstinencia. Así, no existe una propuesta de salud pública que considere la atención urgente de personas con consumos problemáticos de drogas y, por eso, en muchos casos, terminan siendo los centros de rehabilitación, a cargo de instituciones religiosas, las que atienden a estas personas sin un criterio médico actualizado y alineado a los nuevos abordajes de las estrategias de reducción de daños que se aplican en la actualidad”.

Apoye, no castigue 2022

Soma viene participando en el Día de Acción Global Apoye, no castigue desde el 2020. Todos realizaron intervenciones en las plazas más concurridas del país, compartiendo información libre de estigma sobre el complicado mundo de las drogas.

Este año quisieron cambiar la propuesta y se asociaron con Gritaluz, un colectivo que hace proyecciones colectivas ciudadanas, para agregar a la intervención proyecciones con el mensaje de Apoye, no castigue en edificios.

Conocé más de soma

Instagram:  https://www.instagram.com/proyecto_soma/

Web: https://proyectosoma.com/ 

¿Qué debería hacerse con las drogas?

Con tu apoyo hacemos periodismo que cuestiona la salud moral del prohibicionismo.

Periodismo sobre sustancias psicoactivas con enfoque de derechos humanos. Dosis de información que expanden la conciencia.

MATE es producción de Mateína Comunicación. Derechos compartidos. 2022.

Con tu apoyo hacemos periodismo que cuestiona la salud moral del prohibicionismo.

Periodismo sobre sustancias psicoactivas con enfoque de derechos humanos. Dosis de información que expanden la conciencia.

MATE es producción de Mateína Comunicación. Derechos compartidos. 2021.

Compartir por Email