fbpx
Operativo cosecha: de los días previos al curado
Las horas de luz diaria disminuyen y nuestras plantas tienen cogollos cada vez más gordos, es el momento de recoger lo sembrado y no hay lugar para errores. Te contamos todo lo que tenés que saber para poder cosechar lo mejor de lo mejor después de meses de trabajo. La paciencia es la clave, para obtener flores con la mejor calidad posible es mejor no apurar las cosas.

ANTES DE LA COSECHA

Es fundamental no llevar la planta a un estrés hídrico previo al corte, cada vez que la planta se deshidrata sus raíces mueren y debe invertir energía en regenerarlas y no en engordar los cogollos.

Si estuviste utilizando fertilizantes podés realizar un lavado de raíces una semana antes del corte para limpiar la tierra: regá con 3 litros de agua por cada litro de sustrato o hasta que el agua drenada sea transparente. Esto hace que el cogollo quede limpio, sin exceso de nutrientes.

En caso de que hayas usado plaguicidas, lo ideal es que haya una lluvia 10 días antes de la cosecha que lave los cogollos. Si no va a llover, déjalos de usar 20 días antes del corte para que no queden residuos que arruinen las flores.

EL PUNTO DE CORTE

Herramienta:
Una lupa de entre 30 y 40 aumentos para poder ver los tricomas con claridad.

Primero que nada tratá de estimar el tiempo de floración que lleva tu planta para poder saber cuándo va a ser el momento del hachazo. Tené en cuenta que las sativas tienen un tiempo de floración de alrededor de 2 meses y medio y las índicas de alrededor de 2 meses, aunque la mayoría de las variedades que circulan hoy son híbridos con distintos tiempos de floración según la cepa.

Lo más importante es conocer nuestra planta y tenerla bien observada durante todo el cultivo. El punto de corte es uno de los temas más controvertidos en el mundillo cultiveta, algunes sugieren mirar los pistilos o los tricomas… pero acá te recomendamos mirar la planta entera y no parámetros aislados.

Estas son las 4 características de una planta que se acerca al punto de corte:

1-Si manejamos bien los nutrientes las hojas viejas comienzan a amarillear; 

2-Ya no crecen nuevos pistilos o “pelitos” y los viejos empiezan a oxidarse. 

3-Los cálices (de donde salen los pelitos) se comienzan a hinchar.

4-Todos los tricomas tienen sus cabezas formadas y blanquesinas.

Cuando se cumplen estas 4 características es el momento de mayor producción de resina y el mejor punto de corte. 

El punto de corte depende de nuestro interes, es decir, de los efectos que queramos conseguir. Si somos fumadores recreativos, seguramente elijamos un efecto más “high”, más arriba y poco sedativo. Pero si te interesa cosechar con efectos más relajantes el punto de cosecha deberá ser un poco más tardío.

Muches dicen que la clave está en prestar atención a la forma y color de los tricomas.. Esto tiene algo de cierto, pero también tenemos que tener en cuenta que si las condiciones del cultivo no son óptimas, los tricomas pueden oxidarse por plagas, lluvia, u otros factores externos que complican el uso de este parámetro.

Pero si las condiciones de cultivo fueron óptimas, y se cumplen las 4 características que nombramos, el indicador de los tricomas puede ser bastante preciso. 

Al inicio de la floración los tricomas se comienzan a desarrollar como pelitos transparentes que más adelante desarrollan una cabecita que les da la forma conocida de hongo.     Luego esa cabeza que empezó transparente se va a poner brumosa hasta llegar a un color blanquesino y finalmente, al término de la floración esas cabecitas se van a ir tornando de un color entre ámbar y marrón.

Estos son los 3 puntos de corte que podés elegir a partir de la información que te dan los tricomas:

1) Cuando las cabezas de los tricomas están perfectamente formadas pero todavía estan transparentes, nos aportarán un efecto bien “high” ,más limpio y más estimulante, con un efecto sedativo muy leve. Pero a esta altura es probable que la potencia no sea la máxima, principalmente en plantas de predominancia sativa.

2) Cuando las cabezas de tricomas están perfectamente formadas y de un color blanquesino; es probablemente el mejor momento para cosechar la mayoría de los híbridos disponibles actualmente. 

3)Cuando las cabezas de los tricomas están todas blanquesinas o lechosas y hay alrededor de un 15% de color ámbar, es el punto donde se alcanza la mayor producción de resina y los efectos serán equilibrados entre cerebrales y sedativos. Este es el momento adecuado para cosechar las plantas si es que querés hacer Hash. Se recomienda cosechar las plantas de predominancia sativa con floración larga en este punto.

 

Aclaración: Te hablé de los efectos que se pueden esperar en cada punto de corte, pero nunca vas a llegar a identificar claramente los efectos de tu planta si siempre fumás en grandes cantidades, ya que los efectos específicos se pueden identificar con microdosis de cannabis, si consumís demasiado el efecto siempre va a ser sedativo.

 Para probar los efectos de tu cosecha, arrancá dandole 1 o 2 pitadas al porro y espera 5 minutos para ver qué sentís, si no sentís nada, repetís la secuencia. Menos siempre es mejor.

Ejemplo de punto óptimo:

Llegó el momento del hachazo

Herramientas:  

-Un cuchillo serrucho afilado para cortar el tronco

-Una tijera de poda, es lo ideal si las ramas son gruesas.

Las mejores condiciones para el día de corte son una temperatura alrededor de 15°C y una humedad de entre 30 y 50%, cuanto más seco, mejor. Pero es el ideal, que no siempre se da.

De día la planta trabaja moviendo agua y nutrientes, por eso el momento para serruchar es la noche, cuando la planta está hidratada y la tierra húmeda.

Teniendo en cuenta el calendario lunar: Si queremos aprovechar la concentración de principios activos se recomienda cosechar en fase de Luna Creciente o Luna Llena, evitando el mismo día de Luna Llena. Por otra parte las cosechas en Luna Menguante proporcionan sabores y olores más acentuados. El secado es más rápido y menos problemático si se realiza en luna Descendente, aunque si no hay riesgo de moho y las condiciones lo permiten, lo ideal es cosechar en Ciclo Ascendente. En ambos casos se recomienda cortar durante el paso de la Luna por constelaciones de Aire.

Ya vamos a llegar a la etapa de secado, pero cuando cortes tené en cuenta que podés elegir cómo cortar la planta para mejorar el secado, que tiene que durar entre 10 y 15 días.

Cuando las plantas son muy grandes se suele dar un crecimiento diferenciado de los cogollos, para que la planta rinda, la mejor opción es la cosecha progresiva, es decir: cortarla por partes a medida que maduran las flores de cada rama.

Tenés dos opciones ideales y todos los puntos intermedios:

Opción 1: Rama por rama y cogollo por cogollo. Esto acelera el proceso de secado y solo es recomendable en algunos casos, por ejemplo si la humedad es alta y la temperatura fresca, porque así vas a poder apurar un poco el secado para que no demore más de 15 días. 

Opción 2: Cortar y secar la planta entera o grandes tramos de ramas, esto hace que se mantenga la conexión y la hidratación con el tallo alargando el tiempo de secado. Esto nos da la ventaja de que si no contamos con un espacio en excelentes condiciones climáticas, este método permite resguardar mejor la cosecha de las altas temperaturas y la sequía para que las flores no se sequen antes de los 10 días recomendados.

MANICURADO

Herramientas: Tijeras de punta fina: son ideales porque permiten cortar las hojas con precisión.

Es conveniente manicurar con la planta en la maceta antes de cortar el tallo. Esto hace que las hojas no decaigan por la deshidratación y que la posición de trabajo sea más cómoda.

No dejes la manicura para cuando finalice el secado, es más cómodo hacerlo antes y también es porque si colgamos las plantas a secar con todas las hojas, éstas aportarán mucha humedad a los cogollos impidiendo su correcto secado. Además podrían generar hongos y/o traer ácaros que arruinen la cosecha.

Hacé el peluqueo de las flores hasta donde vos quieras, sacá si o si las hojas grandes y elegí cuánto cortar de las hojas pequeñas con resina. No te pongas obsesivo con sacar la totalidad de las hojitas porque corres peligro de cortar el cogollo. Es preferible quitarlas una vez seco, al momento de fumarlo.

Podés aprovechar la manicura fina para hacer leche, manteca, brownies o extractos. Si querés. también las hojas grandes pueden servirte para estas artes, aunque tienen menor cantidad de cannabinoides.

SECADO

Herramientas:

-Lavandina y otros desinfectantes para el espacio de secado

-Piolines, cuerda o mallas de secado para colgar las flores.

-Básico: intentá limpiar y desinfectar el lugar de secado.

-Hay mil formas de armar un secadero: podes hacer un tendedero con hilos dentro de un placard, un baúl o una caja de madera o cartón grandes según lo que necesites. 

-Esta es la etapa en la que vamos a hacer que el agua se evapore de los cogollos pero sin que se lleve con ella todos los aromas.

-El lugar de secado óptimo es lo más oscuro posible, rondando una temperatura de 15°C y con una humedad menor al 50%.

-El secado siempre es mejor lento. Todos los métodos de secado rápido arruinarán los olores y sabores que deseamos. Lo óptimo son entre 10 y 15 días.

-Lo ideal es el frío seco, pero eso se cumple en pocos lugares. Por eso vas a tener que generar las condiciones para que tus flores no huelan a pasto insípido. Lo principal es colgar las ramas distanciadas para que los cogollos no se toquen entre ellos. El lugar elegido debe estar ventilado y si la humedad es alta lo mejor es prender un ventilador que haga circular el aire del lugar dos o tres veces al día. No hace falta que apuntes el ventilador a las flores porque puede secarlas demasiado rápido, mejor apuntalo a otro lado para que circule el aire del espacio.

-Siempre prepara los espacios de secado pensando en la cantidad de cada cosecha. No es lo mismo un cogollo colgado en un armario que una planta enorme. La materia vegetal acumulada, al secarse, larga humedad al ambiente: cuanto más flores sean, mayor deberá ser la ventilación. 

CURADO

Herramientas: 

-Frascos de vidrio herméticos o de doble rosca.

¿Cuándo enfrascar? Revisá periódicamente, el momento para terminar el secado y pasar al curado es cuando las ramas se parten con un “crack” al doblarlas.

Tenemos que saber que los olores de los cogollos no dependen tanto del curado sino del secado. El curado no intensificará los sabores si ya los perdimos en el secado… pero si hicimos las cosas bien los sabores van a mejorar muchísimo durante el curado.

Es principal llevar adelante este proceso en un sitio donde la temperatura ande entre los 15 y los 18°C, en lo posible, sin variar demasiado.

No almacenes flores donde pueda darles la luz del día porque degrada los cannabinoides, cuanto más oscuro es mejor.

Durante las dos primeras semanas de curado, un frasco lleno se debe abrir diariamente por unos 15 minutos, así permitimos que la humedad salga del interior.

No es nada recomendable abrir los frascos en días lluviosos o muy húmedos porque los cogollos absorberán la humedad ambiental en vez de liberar la propia y hasta tal vez tengas que repetir el proceso de secado.

50% LikesVS
50% Dislikes

Comentá el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Mate se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, violentos, discriminadores o contrarios a las leyes de Argentina.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás a favor de la regulación legal de todas las drogas?

¿Te sirve la información sobre drogas sin chamuyos?

Bancá este proyecto autogestivo

Compartir por Email