fbpx
Instructivo para realizar un aborto de forma segura

Es el debate del año y llegó para quedarse. Se discute en la Universidad pública, en las escuelas, en las oficinas, en el supermercado, en la mesa familiar y hasta llegó a un programa televisivo de chimentos conducido por Jorge Rial. En las calles también se habla del tema y desde hace unas cuantas semanas pisó el Congreso de la Nación. Efectivamente, el movimiento feminista ha logrado introducir el proyecto de ley de interrupción voluntaria del embarazo en la agenda política y mediática, hegemónica e independiente.

   Sin embargo, en nuestro país, el aborto es una práctica fuertemente criminalizada por el Estado y estigmatizada por la moral religiosa. Aunque esto suceda, las cifras demuestran que por año se practican unos 500.000 abortos. El mayor problema que acarrea su prohibición es que las posibilidades económicas de las pibas son muy desiguales y el mercado negro que se generó en torno a esto, pone en riesgo la vida de todas las que no llegan a juntar las delirantes cifras que se manejan en clínicas privadas. La ecuación es muy simple, la que puede le paga a un profesional y se olvida del problema; la que no, se arriesga a contraer una hemorragia, una infección e inclusive a la muerte.

  Por suerte desde hace algunos años,  la Organización Mundial de la Salud propone una alternativa a los complicados y arriesgados métodos que utiliza la medicina tradicional hegemónica. En definitiva es un saber fuertemente soterrado del que un grupo de mujeres organizadas se apropiaron, en nuestro caso son las Socorristas en Red. Ellas se autodefinen como mujeres feministas generadoras de espacios de consejerías y acompañamientos para quienes necesitan practicarse un aborto. Activan en distintas geografías de Argentina, y se agrupan para pasar información y que la persona gestante aborte de manera segura, acompañada y cuidada. “Al mismo tiempo que crean sensibilidades despenalizadoras, arman feminismos arriesgados”,  puntualizan en su sitio web. Lo cierto es que constituyeron una excelente forma de desafiar las imposiciones del heteropatriarcado.

   A esta práctica se la conoce comúnmente como aborto medicamentoso y la mayoría de las veces se realiza con una droga que en realidad es un protector gástrico, llamada Misoprostol. Aunque su eficacia es del 90%, la OMS recomienda implementarlo en países en los que el aborto está penalizado. En nuestro país sólo se consigue en las farmacias bajo el nombre comercial de Oxaprost, una droga compuesta por un núcleo de 75mg de Diclofenac recubierto por 200mg de Misoprostol, lo que empeora drásticamente su calidad.  

    La garantía de su seguridad es respaldada por varios estudios científicos firmes, entre ellos uno publicado en 2003 por la OMS titulado Guía para un Aborto Sin Riesgos, que en el 2005 incluyó al misoprostol como medicamento esencial. Posteriormente en 2007 la Federación Latinoamericana de Sociedades de Obstetricia y Ginecología (FLASOG) publicó el libro Uso de Misoprostol en ginecología y obstetricia.

  Aunque la mejor opción siempre es acompañar el proceso con una visita a las Socorristas y a unx médicx amigable, el hecho de autogestionarse un aborto de forma segura implica un grado de autonomía que no puede funcionar sin la información necesaria, de hecho es allí donde radica la importancia de difundir este manual. El conocimiento es un bien social que debe ser transmitido sin prejuicios, por lo que es importante saber qué es el aborto con misoprostol, su proceso, sus síntomas, sus riesgos y también conocer cuáles son los derechos que lxs cuerpxs gestantes tenemos ante los equipos de salud, la policía, la familia y el Estado.

Funcionamiento del Misoprostol en la cuerpa

   Su uso es más efectivo entre la semana siete y la 12 de gestación, es decir que si estás de más semanas tenés que consultar. En Hospitales y Centros de Salud tienen la obligación de informarte. También acudí a alguna socorrista en caso de que estés de nueve semanas y tu factor sanguíneo sea RH negativo, porque practicar el aborto puede causar una incompatibilidad con la sangre del feto en futuros embarazos. Existe una inyección de inmunoglobulina RH, que se aplica el mismo día en que se realizará la interrupción voluntaria y hay un plazo máximo de 12 horas para hacerlo. 

  La vía de acceso al cuerpo que utiliza el Misoprostol son los vasos sanguíneos, las opciones que existen son aplicar las pastillas de forma intravaginal o sublingual. Se recomienda esta última alternativa para no dejar ningún rastro en la vagina de que el aborto no fue espontáneo, aunque los síntomas son los mismos. A continuación detallaremos los pasos a seguir en caso de utilizar Oxaprost. Es muy importante que respetes el intervalo horario.

-Paso uno: Colocá cuatro pastillas debajo de la lengua, o en la zona interna de la mejilla. Mantenélas en ese lugar durante media hora, hasta que notes que el recubierto de Misoprostol está disuelto. Si quedan rastros, escupilos y enjuagate la boca con agua. Mientras todo esto ocurre, andá tragando saliva.

-Paso dos: Tres horas después del paso anterior, colocá otras cuatro pastillas en el mismo lugar. Mantenélas media hora, descartá los restos y enjuagate. Si te pasas de este lapso de tiempo pueden salirte dolorosas llagas, debido al núcleo de Diclofenac. Otra opción viable para evitar el consumo de Diclofenac es separarlo con un bisturí como muestra este video

-Paso tres: Esperá tres horas más y colocá las últimas cuatro pastillas de forma sublingual, repetimos el proceso. Luego de la media hora transcurrida y los restos desechados, solo resta esperar los síntomas que frecuentemente se presentan.

   Los nervios pueden jugar una muy mala pasada, por lo que suele aparecer dolor abdominal, escalofríos, náuseas o vómitos, diarrea, dolor de cabeza e inclusive fiebre durante el proceso. Finalmente, llegan las anheladas contracciones. La experiencia adquirida por Las Socorristas, a lo largo de cinco años acompañando abortos, ha permitido que estudien las maneras más efectivas y menos dañinas de paliar el dolor. Aseguran que para evitar la intensa incomodidad podés tomar dos Ibuprofenos (400mg) una hora antes del Misoprostol y continuar con uno cada tres horas. Para evitar las náuseas, recomiendan tomar un Reliveran una hora antes del Miso. Del mismo modo, explican puntualmente cuáles son las medicaciones contraindicadas, para que puedas estar atenta a los síntomas: aspirina, sertal, buscapina, alcohol, ni otras sustancias.

   Luego de las contracciones, se dará un abundante sangrado con coágulos, para que finalmente se de la expulsión del saco gestacional. El sangrado puede durar semanas, pero luego irá disminuyendo solo. De todas maneras hay algunos síntomas a los que hay que estar alerta, porque indican si hay que asistir a una guardia de urgencia o si está todo bien. Si te agarra fiebre 24 horas después del tratamiento, si tenés algún desmayo, algún dolor intenso que persiste aún usando Ibuprofeno, o si notás un color u olor en el sangrado que es muy diferente al de tu menstruación, consultá. Si en dos horas seguidas, sangras más de cuatro toallitas de tipo nocturnas, también debés acudir lo más rápido posible a un Centro de Salud y decir que tuviste un aborto espontáneo.

   Para darte cuenta de que tu aborto fue efectivo dejá caer el sangrado en un recipiente o en el inodoro y revisalo teniendo en cuenta que el saco gestacional es más consistente que un coágulo, es decir que no se disuelve con el agua. Si lo expulsaste, el aborto está confirmado, ahora sólo deberás asistir a un médico entre siete y 10 días después, para hacer un control y analizar qué método anticonceptivo te conviene implementar. La ayuda de unx profesional que controle los resultados es un factor fundamental del proceso. 

   Lo interesante de informar sobre la existencia y el riesgo de este tema que parece ser un tabú, es generar un tipo de empatía que se dirija hacia la persona gestante y no sólo hacia el feto. Llegó el momento de eliminar las opiniones, los escrúpulos moralistas y comprender lo que realmente significa la posibilidad de interrumpir voluntariamente un embarazo, de forma segura. Difundiendo juntes podemos salvar vidas y evitar enfermedades. De algún modo les devuelve a las mujeres la posibilidad de decidir sobre su maternidad, teniendo en cuenta que no tiene la función social, ni la obligación de reproducir individuos y mucho menos debería ser un mandato del Estado. En fin, como dijo una conocida referente de las Socorristas de Paraná en el Congreso: “decidir sobre el propio cuerpo es un derecho humano básico”.

   Luego de la decisión tomada por el Senado argentino, el socorrismo está más latente que nunca. Necesitamos que esta información circule por todos los lugares a donde un cuerpo gestante necesite abortar. Somos millones las que queremos estar informadas. El manto de la clandestinidad va a ser corrompido, pero mientras tanto, rompamos el aislamiento.

Contacto de socorristas litoraleñas

PARANÁ – Dora te escucha: 3434724949

SANTA FE – Las Nanas : 3424461911 – Las Anamaría 342465147

50% LikesVS
50% Dislikes

Comentá el artículo

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*Mate se reserva el derecho de eliminar aquellos comentarios injuriantes, violentos, discriminadores o contrarios a las leyes de Argentina.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¿Estás a favor de la regulación legal de todas las drogas?

¿Te sirve la información sobre drogas sin chamuyos?

Bancá este proyecto autogestivo

Compartir por Email