and

¿Qué pasa en Entre Ríos? 3 cooperativas cannábicas avanzan

El histórico reclamo por la inclusión de organizaciones cannábicas y cultivadorxs en el mercado formal aterriza en suelo firme. En medio de la regulación nacional del mercado del cannabis medicinal y el cáñamo industrial y con una ley provincial que promueve la economía social, avanzan proyectos cooperativos en Entre Ríos. Hablamos con les protagonistas de Cultivos en Red, La Entrerriana y Casa Verde.

El movimiento cannábico enarbola hace tiempo un reclamo central: la inclusión de cultivadorxs a la economía formal, aquellxs que acumulan conocimientos de la planta pero son blanco de la persecución penal. El reverso de la reivindicación es el temor a la llegada de actores económicos concentrados que acaparen el mercado cuando se regule.

La síntesis de este reclamo la hace el Acuerdo por la Regulación legal del cannabis, que plantea: “La producción de marihuana bajo un modelo cooperativo, basado en principios de comercio justo y salud pública, ayudan a evitar la concentración y las conductas monopólicas del mercado regulado”.

En Argentina la regulación del mercado del cannabis está en marcha. Desde el 15 de julio tiene media sanción en Senadores el proyecto de ley que propone un marco regulatorio para la industria del cannabis medicinal y el cáñamo industrial. Entró en aquella cámara un mes antes, presentado por el oficialismo desde el Ministerio de Desarrollo Productivo. Hoy espera su tratamiento en la cámara baja.

Desligado del uso adulto, el proyecto de ley regularía exclusivamente la cadena productiva y de comercialización del cannabis de uso medicinal y del cáñamo de uso industrial. Su presentación oficial fue en el Consejo Económico y Social, encabezada por Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo.

“El proyecto apunta a que productores y comercializadores deben obtener la autorización. Se establecen preferencias para cooperativas, PyMEs y economías regionales con perspectiva de género y diversidad. Es una industria que se puede desarrollar de manera desconcentrada porque hay espacio para todos”, destacó Kulfas en la presentación.

Uno de los puntos interesantes de la normativa canábica que espera aprobación, es el fomento que plantea para la constitución de Cooperativas que operen dentro de la cadena de valor del cannabis. “La Agencia” contemplará muy especialmente aquellas solicitudes orientadas a contribuir al desarrollo de las economías regionales y promover la actividad de cooperativas (…)”, dice en el artículo 10°.

El proyecto de ley también establece un programa especial de adecuación para las organizaciones sociales que han desarrollado saberes, conocimientos y experiencias sobre los usos medicinales, terapéuticos y paliativos de la planta de cannabis.

Para trabajar esta adecuación, el proyecto otorga al INAES la responsabilidad de dictar normativa específica para la conformación de cooperativas dedicadas a las actividades de la cadena productiva del cáñamo y el cannabis medicinal y de acompañar a las organizaciones y productorxs que quieran adoptar esta figura. 

“Introducción al cooperativismo para productores de cáñamo y cannabis medicinal”, fue un curso organizado por el INAES en el marco de esta agenda chalera. Participaron más de 500 personas desde la plataforma Webex y más de 600 siguieron la retransmisión a través de YouTube

“Estamos trabajando para que se simplifiquen los trámites y se agilicen las matrículas y abrimos un espacio para quienes vayan a trabajar como cooperativas”, manifestó en la apertura del encuentro Jonathan Thea, Jefe de Gabinete del INAES.

“Estamos trabajando para que se simplifiquen los trámites y se agilicen las matrículas y abrimos un espacio para quienes vayan a trabajar como cooperativas (…). Cuenten con nosotros y nosotras para acompañarlos con asesoramiento y financiamiento ya que hay un gran potencial que ayudará a generar trabajo”, manifestó en la apertura del encuentro Jonathan Thea, Jefe de Gabinete del INAES.

“No queremos que pocas empresas coopten el mercado. Queremos que las cooperativas y las asociaciones que ya funcionan sean un actor fuerte del sector”, dijo a THC Jonathan Thea. El funcionario también contó que más de 150 organizaciones ya se acercaron al INAES para averiguar cómo constituirse en cooperativa y comenzar con su producción, una vez que la ley nacional esté sancionada.

Una radiografía de la producción de y desde las organizaciones cannábicas

A través de sus organizaciones, el movimiento cannábico nacional articula con INAES, para aportar en lo tocante a cooperativas y economías sociales. Entre las propuestas de las ONG’s está la necesidad de simplificar la burocracia de la inscripción, reducir el número de personas necesarias y generar una figura jurídica multi-objeto que pueda unificar una cooperativa de provisión de servicios y una de trabajo.

“Nos estamos organizando para poder crear un sector productivo que nos contenga, respetando el trabajo que venimos haciendo desde hace muchísimos años e integrando nuestras realidades que son múltiples y muy diversas”, contó a MATE Roxana Aguirre, activista, cultivadora, productora cannábica, integrante de Ciencia Sativa A.C. y Mujeres y Cannabis en Argentina. 

“Necesitamos y estamos solicitando que haya acompañamiento tanto técnico como financiero para gestionar estos procesos productivos, desde la certificación de productos, la comercialización, la logística. También queremos establecer y garantizar que haya representatividad de este nuevo sector productivo. Sería a través de la participación de las cooperativas en la ARICCAME, para tener posibilidades de pelear nuestros cupos de producción” nos contó Roxy.

 En la misma línea, desde hace algunos meses, las ONG’s que conforman el Consejo Consultivo Honorario de la Ley N° 27.350 realizan un relevamiento para actualizar el panorama de cada organización del territorio nacional. El resultado fue la publicación de un mapa federal.

Sobre el relevamiento, la activista dijo: “nos permitió saber que tenemos muchos productores independientes y también hay una gran cantidad de organizaciones que ya  están produciendo cannabis para uso terapéutico en todo el país. La gran mayoría son ONG’s que tienen personería jurídica o están en trámite para lograrla”. 

El relevamiento contempló la situación de 68 organizaciones y arrojó que la mayor actividad que realizan es el activismo, naturalmente. La gran mayoríade las ONG’s poseen entre 300 y 500 asociades, algo que destaca su rol clave en el acceso a la terapéutica cannabica.

Estas organizaciones que producen de forma asociativa o social, abastecen a más de 10.000 argentines en el territorio nacional. Según datos del relevamiento de las ONG’s el volumen de producción varía entre 1 a 100 KG, siendo de 10KG el promedio anual. La proyección para 2022 es que productores individuales y organizaciones van a triplicar esa producción.

Estas organizaciones que producen de forma asociativa o social, abastecen a más de 10.000 argentines en el territorio nacional. Según datos del relevamiento de las ONG’s el volumen de producción varía entre 1 a 100 KG, siendo de 10KG el promedio anual.

“Otro dato muy importante es que la mayoría tienen un cultivo asociativo y la mayoría lo hacen de uso terapéutico. Por otro lado, pudimos confirmar que todas las organizaciones conocen el perfil de lo que se cultiva, hay conocimiento, hay saberes que venimos desarrollando durante este tiempo que nos posicionan como organizaciones profesionalizadas en el tema”, nos contó la activista que fue artífice del relevamiento.

Además del relevamiento realizado por las propias organizaciones, INAES está realizando un relevamiento propio para organizaciones, productores y productoras vinculadas a las cadenas de valor del cáñamo y el cannabis de uso medicinal.

El caso de Entre Ríos

La provincia de Entre Ríos debate una ley de acceso al cannabis medicinal y terapéutico en el ámbito legislativo desde el 24 de septiembre de 2020, cuando el proyecto tomó estado parlamentario en la Cámara de Diputados de la provincia. La ley se aprobó finalmente el 5 de mayo de este año, con la sanción definitiva de la Cámara de Senadores. La publicación en el boletín oficial fue el 21 de mayo. 

Desde entonces, las personas que usan cannabis con fines terapéuticos esperan del ejecutivo la reglamentación que active completamente la ley. Pero antes de que esto suceda, hay actores que empiezan a dar los primeros pasos por el camino de la naciente legalidad: las cooperativas cannábicas.

La ley de “Accesibilidad al cannabis con fines médicos, terapéuticos y/o paliativos del dolor” en Entre Ríos fue la primera normativa del país en permitir el ingreso de las cooperativas que trabajan con cannabis a la economía formal y legal. 

En el artículo 4° de la ley se autorizan las conductas de “sembrar, cultivar, transportar, almacenar y producir” cannabis y sus derivados. Y en el 5° se detalla quiénes pueden realizar esas conductas: “Están autorizadas, a los fines del artículo 4, las personas humanas, (…) fundaciones; mutuales y cooperativas; todas vinculadas a la materia de la presente ley y radicadas en la Provincia de Entre Ríos”.

“Las cooperativas de trabajo que se han conformado para el cultivo del cannabis medicinal, en consonancia con la aprobación de la ley provincial, son 2, una en la ciudad de Concordia y otra en la ciudad de Paraná, ambas están muy cerca de lograr la matrícula nacional”, informó a MATE el presidente del Ipcymer.

El presidente del Instituto de Promoción de Cooperativas y Mutuales de Entre Ríos (Ipcymer), Ricardo Etchemendy, nos informó que “Las cooperativas de trabajo que se han conformado para el cultivo del cannabis medicinal, en consonancia con la aprobación de la ley provincial, son 2, una en la ciudad de Concordia y otra en la ciudad de Paraná, ambas están muy cerca de lograr la matrícula nacional, luego de haber presentado toda la documental requerida por INAES”.

“Para las cooperativas ha sido un logro muy importante porque les da el marco legal para poder trabajar con este producto en la comercialización y todo lo que es el cannabis medicinal, generando fuentes laborales“, explica Etchemendy a MATE.

Si te preguntas en qué parte de la cadena de producción se integran las cooperativas, te lo responde la ley entrerriana: “El Estado Provincial, los municipios y comunas, las mutuales y cooperativas, autorizadas por la presente ley, serán quienes abastezcan de materia vegetal a las farmacias autorizadas para la producción de formulaciones magistrales”, dice el artículo 16° de la ley N° 10.894 de la provincia.

Tres iniciativas de Cooperativas Cannábicas

Al momento de cierre de esta nota hay dos cooperativas cannábicas inscriptas ante INAES a la espera de matrícula y una más en proceso de inscripción, las tres pretenden hacer del cultivo en suelo entrerriano, un trabajo formal. En diálogo con MATE, integrantes de Cultivos en Red, La Entrerriana y Casa Verde brindaron precisiones para conocer de primera mano las características de cada proyecto.

Cultivos en Red se ubica en Paraná. Está integrada por un grupo de trabajo de 8 socies y un equipo interdisciplinario de profesionales: un ingeniero agrónomo, una biotecnóloga y un abogado. “Nos une la pasión por el cultivo de marihuana y la necesidad de trabajo joven” nos contó Coco, futura socia y actual encargada del Branding de la cooperativa. “A principios de 2021 comenzamos los trámites con el apoyo de Ricardo Etchemendy. Realizamos una capacitación sobre cooperativismo y concluida esta etapa seguimos con el trámite del INAES, del cual tenemos número de expediente. Hoy en día somos una pre-cooperativa”, completó.

En relación a la actividad principal de la cooperativa, Coco contó: “Básicamente nos dedicamos a preparar productos fitoterapéuticos con la planta de cannabis. Lo hacemos como cultivadores solidarios y nos enmarcamos en el Reprocann. Aún se están planteando los reglamentos y pasos correctos para pasar de la clandestinidad, hacia la legalidad, hasta la regulación”.

Casa Verde, también ubicada en la capital provincial, se conforma por 9 integrantes. “Somos un grupo de amigos y conocidos que provienen de distintas actividades, pero aun así, relacionadas y complementarias unas de otras y todas ellas vinculadas a la salud, la producción y el comercio” contó el veterinario y futuro presidente, Mateo Rocci, en diálogo con MATE. Su proyecto como cooperativa surge de la necesidad de unificar fuerzas, recursos y experiencias, con el fin de lograr forjar una entidad que permita afrontar los desafíos actuales y futuros del mercado medicinal.

“Elegimos la figura de cooperativa para enmarcar formalmente nuestro trabajo. Actualmente estamos esperando la aprobación del estatuto presentado en el INAES. Nuestro enfoque es medicinal, contamos con proyectos que desarrollan todos los procesos del ciclo, desde la semilla hasta el aceite terapéutico“, completó Rocci.

La Entrerriana estará ubicada en Concordia y está integrada por un equipo interdisciplinario de 10 personas entre lxs que se encuentran un técnico en extracciones, publicistas, diseñadores gráficos, abogados, comerciantes y una psicopedagoga, que se ocupa de la parte medicinal y de investigación. El abogado y presidente de La Entrerriana, Javier Orduna nos dijo: “el grupo se unió gracias a un interés colectivo por la planta de cannabis. Somos muy conscientes de la cantidad de beneficios que trae para tanta gente”.

“También estamos en la búsqueda de entidades que quieran comprar la materia vegetal para hacer el aceite. Nuestra cooperativa puede producir marihuana pero el marco jurídico actual no permite comercializar fitopreparados”, aclaró Javier.

Actualmente se dedican principalmente a brindar asesoría jurídica a quien lo necesite, a través de una consulta en la que informan y guían a otros grupos que quieren conformarse como cooperativas sobre qué hacer y cómo. “También estamos en la búsqueda de entidades que quieran comprar la materia vegetal para hacer el aceite. Nuestra cooperativa puede producir marihuana pero el marco jurídico actual no permite comercializar fitopreparados”, aclaró Javier.

Diferentes cultivos, la misma planta

Sobre el tipo de cultivo que llevan adelante, desde Cultivos en Red comentaron que cultivan de forma mixta, manteniendo una parte de las plantas en un espacio de crecimiento vegetativo y otra parte en etapa de floración.

Por su parte, La Entrerriana planifica tener un cultivo de interior, para evitar las plagas y reducir el uso de insecticidas. “Eso nos dará un control de calidad más alto, porque recordemos que la materia prima va a ser usada para hacer fitopreparados medicinales, entonces el estándar de calidad es más alto que el usado de forma combustionada para uso adulto, o al menos así debería ser”, nos explicó el presidente de La Entrerriana.

“Estamos preparándonos para nuestro primer cultivo con matrícula aprobada y para ello nos encontramos montando invernaderos, haciendo estudios de suelo, ensayos con distintas genéticas y otras varias actividades preparándonos para la temporada estival” adelantaron a MATE desde Casa Verde. Rocci describió: Vamos a cultivar de manera mixta usando carpas y salas de indoor e invernaderos en exterior. Utilizaremos distintas técnicas de cultivo mixto, pero la planificación está pensada para que la mayoría del cultivo suceda en exterior”.

¿Y la marihuana de uso adulto?

Teniendo en cuenta las declaraciones que hizo el presidente Alberto Fernandez la semana pasada, cuando se refirió al debate por la legalización de la marihuana de uso adulto como un debate “que hay que dar en algún momento”. Les consultamos a las cooperativas por la posibilidad de producir derivados cannábicos para uso adulto o recreativo.

Javier de La Entrerriana nos explicó que “la producción estará orientada a todo lo que la ley habilite” y reflexionó recordando que muchas veces un uso recreativo puede ser considerado terapéutico: “el cigarrillo de marihuana que alguien fuma a la noche cuando llega de trabajar para relajar el cuerpo y distender la cabeza no es considerado de uso recreativo. A ese uso adulto se lo considera medicinal. Y el concepto de salud hoy en día pasa por la salud psicofísica. Además, entramos en la lógica de distinguir lo recreativo de la salud, cuando en realidad sabemos que si uno no tiene momentos de ocio la salud se deteriora”.

Por su lado, Coco de Cultivos en Red nos contó : “con nuestra producción de materia prima, proyectamos abastecer a farmacias, obras sociales, hospitales, etc. Dependiendo la forma en la que demanden los futuros clientes”. Del mismo modo, confirmó que la producción que sostengan estará orientada a la demanda del momento, teniendo en cuenta el marco legal de la planta.

Desde Casa Verde, el presidente nos informó que por el momento solo están trabajando con profesionales que utilizan sus preparaciones en el tratamiento para pacientes de manera controlada. “Estamos orientandonos exclusivamente al sector terapéutico. Nuestra producción estará destinada sólo a la elaboración de preparados terapéuticos en forma de aceites y cremas”.

Visión sobre nuevos marcos normativos

Por último, les consultamos la visión que tienen como cooperativas acerca del proyecto de ley nacional para la regulación del mercado del cannabis medicinal y el cáñamo industrial que ya cuenta con media sanción en Senadores y sobre la ley provincial de accesibilidad al cannabis medicinal que fue sancionada en mayo de este año pero aún espera ser reglamentada. 

Orduna de La Entrerriana explicó que “El proyecto de ley nacional es algo muy positivo porque promueve el cooperativismo y flexibiliza trámites que hoy en día son muy burocráticos y tienen muchos requisitos. En cuanto a la ley provincial, lo cierto es que no se están instrumentando la mayoría de los artículos: por empezar no hay implementado ningún registro de cultivadores en el que se pueda anotar alguien en territorio provincial. Además siguen ocurriendo persecuciones por falta de formación de las fuerzas de seguridad de la provincia”, recordó.

En cuanto a la ley provincial, lo cierto es que no se están instrumentando la mayoría de los artículos: por empezar no hay implementado ningún registro de cultivadores. El hecho de que no esté reglamentada es algo que le compete al gobernador Bordet”, explicó Orduna a MATE.

En caso de que el poder ejecutivo no reglamente la ley provincial, pasados los 60 días desde su aprobación, estará impidiendo el ejercicio de la ley por la falta de reglamentación. “Actualmente la ley se encuentra operativa, es decir que yo puedo plantar todas las plantas que yo quiera en E.R, porque la ley no establece un límite de plantas. Por eso nosotros estamos presentando una cooperativa. El hecho de que no esté reglamentada es algo que le compete al gobernador Bordet”, explicó Orduna a MATE.

En representación de Cultivos en Red, Coco nos expresó que “El proyecto de Kulfas pretende recomponer varios puntos vitales del estado nacional: desde fuentes de trabajo pasando por el fomento de economías regionales hasta la entrada de divisas al país para mejorar nuestra economía. Desde este punto de vista es honra de los cultivadores sumarnos a un esquema tan ambicioso, sabiendo de las situaciones de vulnerabilidad a las que nos somete la ilegalidad de un cultivo que ahora el mundo ve con otros ojos”. 

“Somos jóvenes cultivadores comprometidos con nuestro suelo y queremos incorporar nuestra fuerza de trabajo y conocimientos a un plan nacional que tiene proyección de más de 10 años para un modelo agroexportador que busca fomentar nuevas prácticas eco sustentables”, explica y sigue: “Aún no están bien definidas las reglas y resta que se cree la agencia nacional que regule este paso de la clandestinidad a la legalidad”, completó la cultivadora entrevistada por MATE.

En cuanto a la ley de Entre Ríos, consideran que facilita el acceso a la salud a través del cannabis pero solo tiene competencia provincial y queda sujeta a la denominación de esquema de salud casero, no industrial. “Aún espera ser reglamentada e implementada, el Min de salud provincial no ha convocado al Consejo Consultivo Honorario y tampoco se ha trazado una cobertura real en materia de salud pública”.

Mateo Rocci de Casa Verde analizó que “ambas leyes son un progreso frente a la realidad actual. Es algo que abre la posibilidad de legalizar el trabajo de muchas personas que hoy en día se encuentran en la clandestinidad. Por otro lado, consideramos que la ley provincial sancionada contempla la forma en la que queremos trabajar, aunque todavía es una incógnita cómo será la regulación de la misma”.