Autocultivo medicinal: Santa Fe Capital aprobó por unanimidad

La ciudad de Santa Fe debatió y aprobó de forma unánime el proyecto de ordenanza presentado por APUCAM y Barrio 88 en el Concejo, que busca darle un marco legal al cannabis medicinal. Entrevistamos a David Rojkin, asesor legal y militante de APUCAM, para preguntarle qué contempla la ordenanza aprobada, qué cosas quedaron afuera desde su presentación y cuál fue la estrategia en la redacción del proyecto para conseguir la aprobación completa.

En una jornada histórica para les usuaries terapéuticos, el Concejo Deliberante santafesino debatió y aprobó de forma  unánime una ordenanza que garantiza el derecho a cultivar con fines medicinales. Pero no se trata únicamente del cultivo como algo aislado, según David Rojkin, abogado penalista, asesor legal y militante de APUCAM, “en líneas generales y desde su redacción originaria el proyecto apunta a crear una estructura destinada a la comunidad santafesina, que a nivel local pueda adaptarse a la legislación provincial y a la legislación nacional. Básicamente busca propiciar el escenario para recibir de la mejor manera los cambios que se vienen”.

EJES PRINCIPALES 

La ordenanza aprobada designa como Autoridad de Aplicación al organismo que considere correcto al departamento ejecutivo municipal, desde APUCAM estiman que al día de hoy, sería la Secretaría de Cuidados. Por otro lado, crea un Registro de Usuarios, y/o Cultivadores Terapéuticos de Cannabis y sus derivados, que funcionará en coordinación con el Registro Nacional de Pacientes en Tratamiento con cannabis. Consecuentemente, plantea las mismas condiciones que este último, “pero si las condiciones del Registro Nacional cambian, también cambiarían las del registro local” explicó David en diálogo con la Mate.

El Registro va a estar a cargo principalmente de la Autoridad de Aplicación y secundariamente del Consejo Asesor que crea el artículo 7°. A su vez, el Consejo tendrá como función analizar las distintas solicitudes de inscripción y entregar el certificado o registro a quienes se inscriban. También prevé un formulario de inscripción elaborado entre la Autoridad de Aplicación y el Consejo Asesor, que podrá ser visibilizado en un apartado de la página web de la Municipalidad. Sobre este punto, Rojkin profundizó en que “ la ordenanza autoriza a la Municipalidad a firmar convenios de colaboración y de promoción, tanto con organismos públicos como privados, a los fines de generar actividades y de promover acciones vinculadas al estudio y a la investigación del cannabis con fines terapéuticos. Y sobretodo promueve la apertura de diálogo, no sólo con instituciones como ANMAT, INTA, CONICET o UNL, sino principalmente con las asociaciones civiles que nosotros consideramos que son los principales actores en toda esta situación”.

Para Rojkin, lo más relevante de la ley es que garantiza la participación ciudadana, es decir de activistas y gente idónea que se viene capacitando hace tiempo en el diseño de políticas públicas vinculadas a la salud, al consumo responsable y a la reducción de riesgos y daños, asegurando un abordaje más directo y efectivo de la temática.

La ordenanza que se aporbó ayer prevé la creación del Consejo Asesor de Políticas Relacionadas al Cannabis, que funcionará en la órbita local. “Personalmente considero que es lo más importante de la ordenanza, porque allí funcionarán las Consultorías Cannábicas, y porque este organismo es quien permitirá la participación de las asociaciones civiles. Es decir habilitará que actuemos desde adentro del Estado Municipal, generando políticas en conjunto con representantes de todos los demás organismos que estén involucrados: el Departamento Ejecutivo Municipal, un representante del Ministerio de Salud de la Provincia de Santa Fe, otro representante del Ministerio de Producción, Ciencia y Tecnología de la provincia y con gente del Colegio de Farmacéuticos y del Colegio de Médicos de Santa Fe”, explicó el asesor legal de APUCAM.

LA RECETA PARA LA APROBACIÓN DIRECTA

En resumen, la estrategia fue presentar el proyecto inicialmente en un foro, llevado a cabo dentro del recinto del Honorable Concejo Deliberante. Allí estuvieron presentes representantes de la organizaciones sociales de la ciudad de Santa Fe que se vinculan a la temática. “Se fomentó muchísimo el debate, el diálogo y el intercambio de opiniones, fue una experiencia realmente muy gratificante y provechosa”, asegura David.

Además contó con la participación de invitades virtuales de distinta índole, como por ejemplo la defensora pública de la nación Victoria Baca Paunero, la investigadora de CONICET Melisa Bertero o en su momento también María Eugenia Sar, la abuela cultivadora referente del cannabis en San Antonio Oeste con quien charlamos anteriormente sobre el primer municipio del país en emitir certificaciones para autocultivar cannabis con fines terapéuticos. 

Luego se realizaron dos foros más, “donde principalmente se pudo desasnar a los concejales que no tenían ni idea de la temática y por otro lado, los que estaban más empapados profundizaron mucho sus conocimientos. Por supuesto, fueron parte de la negociación”. 

LO QUE NO ENTRÓ EN LA APROBACIÓN

El cultivo solidario, comunitario y la producción por parte del Estado son los puntos que quedaron fuera de la reglamentación aprobada, además de la posibilidad de generar un registro a nivel local, que provea de una autorización para cultivar cannabis en el ámbito de tu hogar con fines terapéuticos. Sobre este punto, desde APUCAM explicaron que quienes conforman la facción mayoritaria del HCD de nuestra ciudad, consideraron que las competencias municipales no eran las suficientes y que la estructura estatal del municipio de Santa Fe no estaba preparada para enfrentar un desafío de esas características.

“Además consideraron que quizás no es el momento y que había que esperar un poco más a que se modifique el contexto nacional y provincial. Lo cual no compartimos, aunque creo que es totalmente entendible y respetable. En fin, en un principio presentamos un proyecto que considerábamos integral, que considerábamos muy completo y abarcativo, con muchas artistas, pero también sabíamos muy bien que era un proyecto ambicioso y que lograr consenso dentro de un HCD tan diverso y con perfiles tan diferentes con bloques políticos con ideas muy disímiles, no es sencillo”.

UNA CONQUISTA MARCADA POR LA COYUNTURA

Sobre el final, Rojkin analizó lo que significa este avance en el contexto de la política de drogas nacional: consideramos que nuestra estrategia fue fomentar el cambio de abajo hacia arriba y demostrarle a la dirigencia política en general, que la sanción de esta ordenanza municipal, es sumamente importante y muy valorable para la coyuntura política que estamos viviendo actualmente. Sin desmerecer por ejemplo el caso de San Antonio Oeste, estamos hablando de Santa Fe como una ciudad que es capital de una provincia que siempre se ha caracterizado por ser pionera o relativamente progresista en sus ideas”. 

Sobre la incidencia del proyecto en otros avances legislativos, reflexionó acerca de que “esto puede llegar a sentar un precedente y generar presión tanto para el Proyecto Provincial que ya tiene media sanción en Diputados y que de manera inminente va a ser tratado en Senadores, como en el contexto nacional, para poder tener un poco más de autoridad al momento de existir una modificación de la actual ley nacional o la famosa ‘re-reglamentación’ (de la Ley de Cannabis Medicinal n° 27.350) que parece estar tan cercana. Consideramos que iniciativas como estas van a generar un impacto mediático a nivel provincial y nacional, que deberían despertar un poco la atención de la dirigencia política y quizás acelerar un poco los procesos”.

“La aprobación fue un logro de la militancia, no de la ciudad de Santa Fe, sino del frente litoraleño que estamos componiendo con Paraná, Rosario y alrededores”.

Para cerrar, desde APUCAM aseguraron que la aprobación fue un logro de la militancia, no de la ciudad de Santa Fe, “sino del frente litoraleño que estamos componiendo con Paraná, Rosario y alrededores. Me parece que por más que nosotros queramos ir por todo, tenemos que entender que los tiempos de la política son otros y que la predisposición es diferente. Era lógico que el proyecto iba a ser pulido, aunque lo importante es que dentro de ese terreno se escucharon nuestras voces, se respetó nuestro criterio, nuestra palabra y nuestro conocimiento. No sólo los de APUCAM, o los que proponía Barrio 88, sino de la comunidad cannábica en general. Este proyecto sienta las bases en la comunidad santafesina de lo que se viene y garantiza una estructura sólida”.