Imagen de Cannabis24

Qué pasa en la única ciudad argentina con autocultivo medicinal

Charlamos con María Eugenia Sar, miembra fundadora de Cannabis Terapéutico San Antonio - Las Grutas sobre la ordenanza que lograron a nivel municipal, los detalles del registro que ya habilitó a 41 familias, el discurso terapéutico y el medicinal, la relación con la policía local y la estrategia de lograr cambios desde abajo hacia arriba. También informa de la iniciativa popular que surgió para reglamentar el autocultivo terapéutico en toda la provincia de Río Negro.

Argentina todavía convive con la Ley de Drogas n° 23.737 que fue sancionada hace 30 años. El contrapeso, al menos con respecto a la marihuana, es la Ley de Cannabis Medicinal N° 27.350, que aunque escueta y habilitante de lo ya habilitado, legitimó el uso terapéutico para una buena porción de les argentines. Aun con esta situación nacional, los activismos cannábicos regionales y provinciales no se quedan quietos: pisan fuerte y presionan para sacar leyes que poco a poco adoquinan el camino a la regulación integral de la planta maldita.

Algunas provincias como Santa Fe, Chubut, Mendoza, Neuquén y Salta habían presentado leyes de uso medicinal del cannabis previamente a la sanción de la Ley de Cannabis Medicinal a nivel nacional. Casi todas las provincias adhirieron a la ley 27.350 a excepción de Córdoba, CABA y Formosa.

El activismo quiere ir más allá. Seguir dando pasos firmes. La legitimidad del uso terapéutico ya se logró, lo que sigue es la legitimidad del cultivo. En provincias como Jujuy, Mendoza, Corrientes, Neuquén, Chaco, Chubut, San Juan y Tierra del Fuego se presentaron proyectos de ley para la siembra de marihuana. A esta lista se suman en el último mes Santa Fe, La Rioja y próximamente Río Negro, que se encuentra juntando firmas para presentar un proyecto de iniciativa popular.

El panorama es de avances regionales y provinciales que buscan un resguardo local y generar presión a nivel nacional. El caso destacado es el de la ciudad de San Antonio Oeste (SAO) en la provincia de Río Negro, el único municipio de todo el país que permite el autocultivo con fines terapéuticos a quienes certifiquen su dolencia con receta médica.

Mapa publicado por RESET política de drogas y derechos humanos en mayo de este año.

ACTUALIDAD DE LA ORDENANZA

Para conocer cómo avanza el autocultivo en la única ciudad argentina que lo permite, la Mate dialogó con la impulsora de la ordenanza. Maria Eugenia Sar es abuela de Joaquín, un nene con Tourette que utiliza cannabis para tratar su enfermedad. También es miembra fundadora de Cannabis Terapéutico San Antonio – Las Grutas. El año pasado estuvo en la mesaza de Mirtha para visibilizar su lucha. “Voy a seguir cultivando, así que no me joroben”, nos anticipa. 

 “Voy a seguir cultivando, así que no me joroben”

Su historia comienza con un amparo para poder cultivar.La Justicia nos dio permiso para cultivar 55 plantas en las variedades que Joaquín necesitaba”. Al año, ese fallo se revocó por la Cámara Federal de Roca. “Yo siempre pensé que ese derecho no podía ser sólo de Joaquín, por eso siempre milité por esto. Acá se formó un equipo hermoso y presentamos la ordenanza que permite el autocultivo”.

Desde la promulgación y reglamentación de la ordenanza 5834 en SAO, las autorizaciones para el autocultivo con fines terapéuticos son expedidas por el Consejo Asesor, creado como órgano de aplicación de la ordenanza, al interior del Concejo deliberante. Se debe presentar al Consejo Asesor un certificado médico que verifique el tratamiento con cannabis y el ratio (proporción de cannabinoides en los preparados y las plantas) a utilizar y fotocopia de DNI. Como explica María Eugenia “no se especifican cepas porque es difícil cultivar cepas que una conoce, osea genéticas. A veces se consigue, a veces no”.

“Nosotros armamos la ordenanza pensando que también se puedan pedir hasta 3 domicilios donde cultivar. Por varias razones, el que sabe cultivar lo entiende un poco mejor, pero básicamente es porque uno necesita un backup, otro lugar donde tener plantas”

“Nosotros armamos la ordenanza pensando que también se puedan pedir hasta 3 domicilios donde cultivar. Por varias razones, el que sabe cultivar lo entiende un poco mejor, pero básicamente es porque uno necesita un backup, otro lugar donde tener plantas”. La ”abuela cannábica”, como la apodaron algunos medios, cultiva hace 5 años y explica que tener habilitados 3 domicilios para cultivar es imprescindible porque “cuando aparece una plaga puede contagiar seguramente a todas las plantas; si no tenés semillas feminizadas te pueden aparecer machos y hermafroditas que arruinen la cosecha y por los cogolleros, que los tenemos en todos lados y son quienes nos roban las flores cuando están listas para cosechar”. 

La referenta de la Asociación Cannabis Terapéutico aporta datos. San Antonio es el único municipio de toda la Argentina que tiene el autocultivo con fines terapéuticos reglamentado. “Soy parte de la Asociación Pensamiento Penal y ahí se trabaja con estas ordenanzas,  hay 7 en el país que están aprobadas, pero la de acá es la única reglamentada y en funcionamiento. Lamentablemente”.

“Soy parte de la Asociación Pensamiento Penal y ahí se trabaja con estas ordenanzas,  hay 7 en el país que están aprobadas, pero la de acá es la única reglamentada y en funcionamiento. Lamentablemente”.

41 INSCRIPTXS PARA CULTIVAR

¿Cómo funciona el registro?

Perfectamente funciona. Tenemos 41 permisos dados. 41 familias acá en San Antonio y Las Grutas (son el mismo municipio, están a 10 km una de la otra) que están cultivando ‘legalmente’, entre comillas, porque esa legalidad es una legalidad que nos da la municipalidad… pero hay una Ley de Estupefacientes nacional que tiene a la marihuana incluida. Así son las cosas, pero la verdad que estamos felices porque es muy difícil vivir en la ilegalidad, nosotros siempre decimos que ya no somos clandestinos porque estamos mostrándonos todo el tiempo con las plantas, salimos de la clandestinidad. Pero queremos ser legales. Consideramos que el cannabis es terapéutico por eso no decimos “medicinal”, consideramos que cualquier persona puede usarla en la forma de aplicación que quiera, mediante el uso adulto.

¿A la hora de escribir esta ordenanza pensaron en el sentido discursivo de la palabra “terapéutico” para poder también incorporar otras expresiones de consumo que pueden ser el uso adulto o el uso recreativo?

Mirá nosotros somos Asociación Cannabis Terapéutico, pero la ordenanza es de cannabis medicinal. Insistimos bastante con el cannabis terapéutico pero a veces hay que aceptar lo que es políticamente correcto. Aunque cultivo hace 5 años, si tengo algún problema los que me salvan son los cultivadores, los que la sociedad les dice fumones y para mi son mis ángeles de la guarda. Pero es difícil que la sociedad entienda todo como lo entiende una de un sopapo cuando te pasa algo. De todas maneras, insistimos con el cannabis terapéutico y tenemos usuarios de 80 y de 20/ 25 años. Cuando es terapéutico y alguien necesita dormir mejor, o tiene ansiedad en este momento terrible de pandemia… bueno, siempre el médico va a encontrar qué ajustar para ese chico de 25 que necesita dormir mejor.

Cuando es terapéutico y alguien necesita dormir mejor, o tiene ansiedad en este momento terrible de pandemia… bueno, siempre el médico va a encontrar qué ajustar para ese chico de 25 que necesita dormir mejor.

LEGALIDAD VS. ILEGALIDAD

La posibilidad de cultivo depende de la receta de un médico, pero ¿cuántos están dispuestos a enfrentar las vicisitudes de recetar cannabis?

Hay muchos médicos dispuestos a hacerlo. Inclusive más de los que nosotros pensábamos. Desde lo legal, un médico que hace una receta de cannabis tiene hasta 2 años de prisión, si alguien lo denuncia y si quiere darle curso la justicia. Yo creo que la justicia ya mira para otro lado, nadie va a hacer eso porque el cannabis atropelló todo en estos últimos años, pero para la ley es así. De la misma manera que yo abuela de Joaquín con mis plantas podría ir de 6 a 15 años presa. Eso existe y es lo que nosotros quisiéramos cambiar. Nosotros seguimos trabajando en nuestra comunidad, en nuestra provincia y también trabajamos a nivel nacional y seguimos haciendo nuestros aportes. Está bueno que se hable, que se ponga la discusión en la mesa. 

¿Cómo se está dando el trato con la institución y el personal policial a partir de la aprobación de estas ordenanzas?

Acá la policía no interviene. El temor de los más jóvenes es estar en un registro y que en algún momento ese registro llegue a manos de la policía y tengan los nombres de quienes cultivan. Pero la ordenanza es muy clara, la información es reservada, ninguno de Cannabis Terapéutico diría a quién le estamos dando un permiso. Para nosotros es un secreto absoluto, de la misma manera que aun si nos preguntan nunca decimos quienes están cultivando, eso es una ley en nuestro mundo cannábico. Acá la policía no interviene. Hasta que salga la ley nacional fijate que San Antonio ya tiene 41 permisos para cultivar legal. Son 41 familias que están cultivando sin miedo de que venga la policía.

“Son 41 familias que están cultivando sin miedo de que venga la policía”.

Hiciste una de las primeras denuncias por robo de una planta de cannabis, ¿Cómo fue?

Yo estaba en esa postura de seguir cultivando y que no me joroben. Y me roban de mi balcón una CBD Kush que estaba lista para cosechar. Entonces fui a hacer la denuncia a la policía y me dicen: “No, pero una denuncia de una planta de marihuana no se puede”. Les dije que “Si me robaran la bicicleta me tomarías la denuncia, es mi planta, mi medicina”. Pongamos que es de romero me dicen, pero yo no quería poner que era de Romero… sino que era una CBD Kush, una planta de marihuana que uso para hacer aceite. Y con esa planta hubiera hecho 40 frasquitos de aceite. Y finalmente me la tomaron, fue algo inédito y yo lo hice para generar precedente, nada más que para eso. Pero bueno, tengo la denuncia y es una cosita más en la militancia.

¿Se pudo habilitar a cultivadorxs solidarixs para proveer a terceros?

Nosotros teníamos esa figura en la ordenanza, pero para que saliera aprobada, la sacaron los concejales que nos acompañaban, porque el proyecto de ordenanza era nuestro, nos dijeron: “si no sacábamos esta parte no salía”, entonces se sacó. Yo insistí, con esto de los ángeles de la guarda y con esto de que la gente que está cultivando muchos son adultos mayores y necesitan alguien que los acompañe y asesore en el cultivo. Yo proponía dejar abierto este espacio para hacer algún curso desde la Universidad del Comahue que certifique que los chicos puedan ser los asesores de cultivo. 

LA ESTRATEGIA: DE ABAJO HACIA ARRIBA HASTA LA REGULACIÓN NACIONAL

Ahora quieren avanzar a nivel provincial, ¿en qué consiste este proyecto?

El mismo proyecto de la ordenanza, ponerlo en la provincia. Exactamente como está. ¿Qué genera esto? Que nosotros vamos a tener el mismo proyecto puesto en la provincia para que se debata. Después pueden cambiarlo, se pueden agregar cosas, etc. Pero el tema es abrir la puerta para que entre y lo debatan. 

¿Cómo se está cocinando la ley?

Lo que estamos haciendo es hablar con todos los concejos deliberantes porque para la ley de iniciativa popular que tiene la provincia, las firmas tienen que ser certificadas, lo cual es complejo y mucho más en escenario de pandemia. Entonces, estamos hablando con los concejales para que certifiquen firmas y militen la causa. Somos como más amigos del FPV, de los concejales peronistas por decirlo de alguna forma. Pero con todos queremos trabajar y los necesitamos a todos. Porque la legislatura tiene mayoría de Juntos Somos Río Negro y son de la línea macrista, por eso los necesitamos a todos.

 En Buenos Aires difícilmente vos te podrías reunir en una comisión o lograr que el Congreso completo te escuche. Vamos hasta donde nos alcanza la mano y vamos in crescendo. No es que vamos para abajo, vamos para arriba.

¿Por qué toman la decisión de avanzar a nivel regional y provincial aunque no hay una ley nacional? ¿Cuál es la estrategia?

La estrategia es ir por lo que tenemos más al alcance de la mano. Para nosotros es muy fácil que la legislatura nos reciba y nos recibió varias veces y pudimos hacer nuestros alegatos. Nosotros nos juntamos con todos los concejales acá, cuando las comunas son chicas es más fácil llegar a los representantes. En Buenos Aires difícilmente vos te podrías reunir en una comisión o lograr que el Congreso completo te escuche. Vamos hasta donde nos alcanza la mano y vamos in crescendo. No es que vamos para abajo, vamos para arriba. Primero el turno de Joaquín, ahora tenemos para todo San Antonio y Las Grutas y ahora lo queremos para todo Rïo Negro. Yo siempre digo que quiero más la regulación del cannabis que la legalización porque la regulación es un paso mucho más allá. La verdadera lucha contra el narcotráfico es la regulación. Necesitamos que el estado se haga cargo de que la marihuana llegue hasta el último rincón del último pueblo de Argentina.