Fotos de Florencia Sigaudo

Cannabis: un autorregulador de los procesos corporales

Aunque todavía existe un gran vacío legal con respecto al uso del cannabis y la forma que se receta, cada vez más profesionales de la salud están implementando terapias que involucran sus distintos componentes e incluso la planta entera de forma integral. Para comprender cómo funciona medicinalmente esta sustancia en el cuerpo desde la perspectiva de unx profesional, conversamos con una terapéuta cannabica santafecina que se abrió para contarnos de qué manera lleva adelante este tipo de tratamientos con sus pacientes.

Durante el año 2019 la interpelación a las autoridades estatales por la regulación de la planta de cannabis se consagró como uno de los debates del año. En la víspera de Navidad, la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, anunció que convocará a organizaciones para “pensar un modelo argentino” para el consumo de cannabis. También reconoció públicamente la necesidad de abrir el debate favoreciendo la participación amplia y plural de los distintos actores involucrados y se preguntó cuáles son las opciones existentes o qué se debe tener en cuenta al analizar nuestro caso. Luego de que se diera un masivo encuentro entre usuarios, profesionales de la salud y cultivadores de la planta, a raíz de la Expo Cannabis que se hizo en La Rural en octubre del año pasado, su uso medicinal comienza a percibirse como un cambio de paradigma a nivel mundial que se está dando en muchas ramas de la salud, como la gerontología o la medicina del dolor.

Sin embargo, en Argentina, las leyes que rigen los múltiples usos de la marihuana son la 23.737 Ley de estupefacientes, promulgada en 1989, que funciona a partir de una lógica punitiva y prohibicionista, en contraposición existe el fallo Arriola, que hace once años declaró inconstitucional la penalización de la tenencia para consumo personal, y por último la reciente Ley 27.350 de Investigación médica y científica del uso medicinal, que terminó dejando afuera a la mayoría de las personas que utilizan cannabis de forma medicinal, centrándose únicamente en la epilepsia refractaria. En síntesis, en un país en el que la marihuana es el tercer psicoactivo más consumido, tanto recreativa como terapéuticamente, sigue sin estar garantizado el acceso de forma legal y segura a la planta. 

Por suerte y a pesar de todo, a lo largo y a lo ancho del país hay profesionales de la salud que deciden acompañar terapéuticamente a quienes ya estén haciendo uso del cannabis y también a aquelles que aún no encuentran una forma de paliar el dolor con fármacos legales. Precisamente cruzando el charco, en la ciudad de Santa Fe, vive una terapeuta que acompaña a sus pacientes en el uso de aceites, tinturas, cremas o lociones a base de cannabis, así como con otras plantas de uso medicinal. Si bien accedió a darnos una entrevista en profundidad, elegimos tener en cuenta las legislaciones antes expuestas y preservar su verdadera identidad, asique la llamaremos Dra Hachís.

Breve currículum 

Atravesada por la perspectiva holística de la medicina ancestral que absorbió a través del instituto de yoga de su abuela, estudió la carrera de Medicina Tradicional China que se dicta en Casa de la Cultura China de Santa Fe. Allí aprendió a practicar acupuntura y las distintas formas de ingresar al cuerpo que tienen las plantas, fundamentalmente cómo actúan sus principios activos. Al recibirse comenzó a hacer extracciones, preparados de cremas y lociones. A la par realizó cursos de fitoterapia china, es decir medicina con plantas, y fitoterapia local con el Dr Karim Raad, oriundo de Colombia, que le enseñó a utilizar especies autóctonas que hay en nuestro país y puntualmente en Santa Fe, como el llantén y la ortiga que crecen en cualquier vereda o patio de la ciudad.

En una charla distendida pero intensa, acompañada de su gatx, la Dra Hachís conversó con La Mate acerca de su labor como terapéuta y profundizó en las virtudes que tienen las terapias autorreguladoras con las que trabaja a diario, como el cannabis y la acupuntura.  

CANNABIS COMO MOTOR DE LOS PROCESOS CORPORALES 

Para ir entrando en contexto con el tipo de terapias que llevas adelante ¿En qué se diferencia el paradigma de salud holístico del paradigma hegemónico?

El primer año de la carrera me costó mucho entenderlo porque tenía que hacer un pasaje de todo lo que está marcado por nuestra cultura occidental. Por un lado tenemos conceptos que traducidos a nuestro idioma significan otras cosas y por otro no pensamos el cuerpo, mente y alma/espíritu, en conjunto. Nuestra cultura está dominada por la religión o la creencia católica mayormente, y la forma de vida de los chinos está completamente conectada a la naturaleza. Elles no crean un Dios externo y distante, más bien basan las leyes de su vida en los procesos naturales. Su medicina también está atravesada por plantas, raíces, nutrición y fitoterapia. Así como nosotres tenemos pastillas sintéticas, elles utilizan recursos que brinda la naturaleza en su estado original para curar ciertas dolencias o para apurar procesos de curación. 

De hecho, particularmente la planta de cannabis es muy consumida porque desestresa, hace que vivamos en el presente y veamos las cosas de otra forma. En algunos casos se vuelve una necesidad porque la gente usualmente está mal. Personas de todas las edades sufren de manera automática cuando empiezan a ser parte del sistema y nunca nadie les enseña una perspectiva diferente para tomarse las cosas que pasan. Esta es la diferencia principal entre la cultura oriental y la nuestra. Ellos nunca dejaron de practicar terapias que son para la mente: meditación y relajación. 

¿Cómo funcionan las terapias autorreguladoras de las que más hacés uso: cannabis y acupuntura? 

Sabemos que el cerebro humano y los nervios no se pueden sacar del cuerpo, están unidos: los sistemas endocrino, nervioso e inmunológico. Las hormonas regulan todos los procesos químicos del cuerpo, el sistema inmunológico lo protege de virus y enfermedades, y el sistema nervioso básicamente relaciona toda la parte interna con el exterior a través de los sentidos. A su vez, nuestro cuerpo tiene distintos marcadores somáticos que se activan cuando el sistema nervioso se ve afectado.

Las terapias autorreguladoras utilizan esos marcadores somáticos como puntos que pueden afectar los sistemas. La data más avanzada que generalmente está en pappers de internet, explica que se constituye un sistema de interconexión que autorregula todas las funciones al mismo tiempo. En el cuerpo hay células que se crean y células que destruyen, porque todo el tiempo nos estamos renovando. El hígado por ejemplo, se renueva cada tres meses, por eso es tan importante tener la sustancia para renovar esas células que mueren, sino el cuerpo se oxida y envejece más rápido. Hay veces que por fallas de mensajes químicos, se destruye más de lo que recupera. La osteoporosis por ejemplo es cuando la gente tiene más osteoplastos que osteoclastos, el cannabis regula eso y hace que la gente no pierda tanto fósforo y calcio de los huesos. Disminuye el proceso de envejecimiento, hay personas que me cuentan que sienten como si se les hubiesen lubricado las articulaciones.

¿Como se explica que algo que nos afecta psicológicamente termine afectando el resto del cuerpo?

El sistema nervioso tiene una parte llamada simpática y otra parasimpática, la primera se activa cuando tenemos un momento de stress, nos prepara para reaccionar. En caso de que exista alguna amenaza, se para el sistema digestivo y toda la sangre se va hacia los músculos para que el cuerpo pueda correr o luchar, es lo que pasa cuando nos quieren robar, que muchas veces salimos corriendo tipo Flash.  El parasimpático que es todo lo contrario, te relaja y te manda a dormir. En la sociedad hiperactiva en la que vivimos, tenemos permanentemente activado el simpático porque llevamos un ritmo de vida acelerado, cuando cumplimos horarios, sufrimos el tráfico de autos, cuando peleamos con alguien o estamos en un entorno estresante, se afecta el sistema nervioso y ese afecta al resto del cuerpo.

Hay un profesor de España, Juan Pablo Molto, que hace acupuntura científica y nos trajo una nueva mirada desde el campo de la medicina tradicional, no de las terapias complementarias, en el que hay una nueva ciencia que se llama psiconeuroendocrinoinmunología. Conceptualiza todos los sistemas en uno solo, brega por los tratamientos integrales y no especializados. Esta medicina hizo que entendiera muchas cosas en relación a cómo actúan las terapias como acupuntura y cannabis, me sirvió mucho para explicarle a la gente los resultados que estaban viendo en sus propios organismos. Además me hizo consciente de que cambiando algunos hábitos puede mejorar muchísimo la salud integral de las personas. 

El hecho de que nos afecten demasiado algunas cosas significa que hay mensajeros químicos queriendo decirnos algo, que pasan la información del sistema nervioso al sistema hormonal y después al inmunológico. Primero se largan unas moléculas en el cerebro y después van pasando esa info y van saliendo otras moléculas de otros sistemas. Esta nueva rama de la medicina reafirma que todo el cuerpo se termina relacionando y es algo que los chinos dicen desde hace miles de años 

Ahí radica la importancia del componente psicoactivo del cannabis, es decir el THC…

Exactamente. Las personas que fumamos ya vivimos esa experiencia de relajarnos y pasar un momento “recreativo”, pero hay mucha gente que nunca lo vive. Yo les transmito a las personas que no tienen por qué estar todo el día sufriendo, que pueden relajarse y pasar un buen rato. Hay gente que hace una banda de años es infeliz, porque su vida es igual de monótona y ya se acostumbraron a estar mal, a no vivir el presente, a no proyectar. Muchas veces el cannabis hace que la gente sienta esperanza, felicidad, porque les hace liberar sustancias que quizás hace mucho tiempo no liberaban, como la Anandamida que es la molécula del placer. Por ejemplo la gente vieja que no tiene sexo, no fuma, no sale de joda, no se relaja, está todo el tiempo mirando tele… cuando toman un poco de cannabis, chau, les explota el cerebro. Les encanta el THC, que es el componente psicoactivo que conocemos de la planta.  

Sobre el TCH y el CBD ¿Te inclinas más por uno que por otro?

El aceite con el que yo trabajo ahora no está hecho con calor, entonces no se activa el THC. Tiene pero en muy poca cantidad y no está descarboxilado entonces no pega tanto a nivel mental. Me parece que con un poquito alcanza para que la persona se sienta bien y no sea un cambio drástico, antes usaba uno con un THC activo y la gente manifestaba cambios re bruscos. 

Una frase que escucho decir muy seguido a las señoras que atiendo es “me chupa todo un huevo” y están hablando de sus maridos. Hay casos en los que toman aceite que aunque tenga poquito, tiene componente THC y eso hace que no les afecte tanto su entorno o que no se activen ciertos mecanismos de defensa, es decir que no sientan como una amenaza a sus maridos y no generen emoción a donde no hace falta que se genere. No debería hacer falta que algo lo regule, pero en las condiciones en las que nos manejamos, es una muy buena forma de motorizar esa regulación.

¿Cuál es la diferencia entre el efecto que generan en el cuerpo las pastillas antidepresivas y la terapia cannabica? 

Cuando se recetan antidepresivos, a la persona se le da una medicación que intenta hacer una reserva de la poca serotonina que el cerebro está liberando. Trata de conservarla y no la usarla, por eso muchas veces la gente queda como en modo avión.  Supuestamente, el plan es que se vaya acumulando esa reserva y cuando se acumule un poco, el cuerpo empiece a producir más. A medida que esto ocurre, la pastilla va tapando los receptores cerebrales y éste va creando más, entonces la persona pasa de tener 10 receptores de serotonina a tener 100. A su vez eso genera que cuando la persona quiera dejar de tomarlas, todos los receptores que fueron creados a partir de su ingesta estén sedientos de recibir un nivel de serotonina que no es normalmente producida. Pasado un tiempo, las personas no pueden dejar esas pastillas porque el cuerpo se vuelve dependiente y deja de querer buscar la cura por sí mismo, se inhiben los procesos normales del cuerpo. La comida con pesticidas y otras cosas que ingerimos, como las pastillas anticonceptivas, tienen inhibidores endocrinos que nos afectan y bajan nuestro sistema hormonal, por eso hay tantas enfermedades y cada vez más raras. El cuerpo ya no sabe cómo manifestarse. 

En casos de depresión, la gente que hace uso del cannabis puede dejar la terapia, no se vuelven dependientes, porque justamente motoriza los procesos naturales del cuerpo humano en vez de reemplazarlos. También hay que saber que tanto el cannabis como la acupuntura son acompañamientos, no soluciones en sí mismas. La persona tiene que estar decidida a hacer un cambio en su vida, porque sino estaría cayendo nuevamente en considerarlo un medicamento que van a necesitar durante toda la vida. Por eso hago el seguimiento, para intentar que la gente se replantee ciertas cuestiones. 

MODOS DE ABORDAJE Y FORMACIÓN

¿Qué caracteriza la forma en que atendés a tus pacientes?

Lo que más hace la diferencia es tomarse el tiempo de escuchar a la persona. No podemos tratar a nuestres pacientes como un órgano, un cuerpo o un síntoma aislado. Hay que lograr que se pregunten qué es lo que les está pasando que concluye en un síntoma físico. Cuando el cuerpo se estresa empieza a liberar toxinas, oxidantes y empieza a perder neurotransmisores.

Para eso tuve que desarrollar una capacidad que no tenía de habilitar cierta confianza, no podemos invadir a la gente y decirle qué es lo que tiene que hacer porque sería muy autoritario. En general, los médicos no van a escuchar todo lo le pasa a la gente, simplemente escuchan el síntoma y recetan el medicamento. Nuestro sistema de salud silencia los síntomas con analgésicos hasta que pasa algo más grave. El poder hablar con la gente nos enseña muchísimo, atender tantas mujeres y ver cómo las afectan corporal y mentalmente los patrones culturales y sociales del machismo es super fuerte. por ejemplo. 

¿Cómo se entera la gente de que puede tratarse con vos? 

Yo me re cuido, es decir no publicito mi terapia cannabica o el aceite en las redes sociales ni nada. Todas las personas que llegan a mi lo hacen por recomendación de otra persona. Ocurre que cuando alguien ve que un producto le hace muy bien a un ser querido lo recomienda y a su vez ese ser querido lo va a recomendar a otras personas.

De todas formas he pensado varias veces en tener otro wsp porque realmente es feo sentirse perseguida por hacer esto, osea acompañar a la gente en su proceso. Te sentís en una película y re perseguida por estar tomando el riesgo, es una decisión política, que por cierto yo no la elegí. Fue inevitable, me llegó a las manos y no me dio para encanutarme el conocimiento. Me hace bien a mi poder hacer medicina con algo que es tan buscado por la gente.

¿Qué grado de involucramiento hay en Santa Fe con respecto a la medicina con plantas? 

La gente de santa fe en su sistema de salud no tiene opciones terapéuticas para tratarse, por obra social no se puede. Tampoco hay opciones académicas, no hay un instituto grande que enseñe medicina con plantas y en la carrera universitaria no se habla de plantas o de todas las terapias que venimos mencionando. Hay un desconocimiento genealizado y casi no se brinda información que esté actualizada científicamente. 

En el caso de quienes somos acupunturistas, no existe una regulación que nos respalde en Santa Fe. Yo supuestamente no puedo clavar agujas porque no soy médica, ni kinesióloga, ni enfermera. Tengo la matrícula que es el aval de la escuela de acupuntura de Sao Paolo, Brasil, pero acá en Santa Fe yo no estoy en el Sistema de Salud. Lo que yo haga en mi casa, en mi gabinete al estado no le incumbe y la gente viene por decisión propia.